¿Esta seguro tu dinero en el banco?

Aunque la salud sea la mayor preocupación de los españoles ahora mismo, la inquietud por las secuelas económicas va creciendo. No sólo por nuestros puestos de trabajo y la supervivencia de las empresas tras el coronavirus, sino por el potencial daño que la crisis pueda infringir también en los ahorros de las familias.

Ante una crisis inimaginable como esta, de consecuencias imprevisibles, los nervios están a flor de piel y cualquier declaración política altera los ánimos. De hecho, el pasado lunes la palabra ‘corralito’ llegó a ser tendencia en Twitter, coincidiendo con un tuit del vicepresidente Pablo Iglesias, recordando el artículo 128 de la Constitución, que indica que «toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general».

Aunque en realidad fue sólo una gota más en el caldo de cultivo de desconfianza ya se venía gestando las últimas semanas. Desde hace días, se aprecia una tendencia al alza de ese mismo término en las búsquedas de Google y cada vez más preguntas sobre este asunto en blogs y web especializadas.

¿Es definitivamente 2020 el año de la recesión? ¿Están garantizados los depósitos? ¿Habría dinero para todos los depositantes si hubiera una crisis financiera sistémica?

Durante la investigación por la compra-rescate de Banco Popular por Santander en 2017, el anterior gobernador del Banco de España, Luis María Linde, reconoció que si la entidad hubiese caído ”es muy dudoso que el Fondo de Garantía hubiese tenido fondos suficientes” para la situación que se habría generado.

Los expertos aconsejan no dejarse llevar por el pánico, y todos coinciden en la recomendación de no tener más de 100.000 euros en una cuenta o depósito de una única entidad, así como en diversificar invirtiendo parte de nuestro dinero en otros tipos de activos financieros.
En el escenario actual en el que se encuentran los bancos, entre fusiones y nuevas políticas de comisiones que pretenden vincular más al usuario a cambio de no pagar por nada, son muchos los particulares que se plantean cambiar de entidad.

Sin embargo, los clientes no siempre consideran la opción de mudarse a más de un banco. Algunos solo contemplan cambiar por otra mejor. Eso, en la práctica, puede resultar problemático, ya que no siempre es conveniente tener todo el capital en una misma entidad.

SITUACIONES:

Protección limitada en caso de quiebra o insolvencia.
El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) es un organismo estatal al que se encuentran adheridas todas las entidades de crédito del país, entre ellas los bancos. La función principal del FGD es proteger el capital invertido en cuentas bancarias y en depósitos a plazo fijo hasta un máximo de 100.000 euros por titular en cada entidad. En caso de disponer de más dinero depositado dentro de un mismo banco, la protección del FGD no lo abarcaría y, por tanto, ese dinero se perdería. Cuando un banco quiebra o se declara insolvente, le toca actuar al FGD, que se pondrá en contacto con todos los clientes de la entidad para devolverles su dinero en un plazo de 15 días como máximo. Esto significa que, durante ese período de tiempo, aquellos usuarios cuyo capital se encontrase invertido en su práctica totalidad en dicho banco se encontrarán, literalmente, sin fondos.

Rendimiento.
Se pierde dinero en el banco sin saberlo.
Mantener todo el dinero en un mismo banco también implica que el usuario pueda pagar “cara” esa fidelidad bancaria, puesto que está renunciando a explorar otras vías que pueden resultar más rentables que las que ofrece su banco actual y que le podrían hacer ganar más dinero.
En el mercado actual, tal y como constatan desde HelpMyCash existen múltiples ofertas y por tanto es aconsejable buscar alternativas con las que poder ganar dinero.

Acceso denegado a las cuentas.
El bloqueo de una cuenta bancaria por parte del banco implica una supresión total de la operativa, con lo cual no se podrá ni ingresar ni retirar dinero del cajero, ni pagar recibos domiciliados, ni pagar con tarjeta en un comercio ni tampoco ejecutar y recibir transferencias, lo cual engloba por extensión la recepción del salario. Los motivos que pueden impulsar un bloqueo son diversos, pero sea cual sea el caso, un bloqueo implica una completa congelación de la cuenta y, hasta que el trámite de desbloqueo no se lleve a cabo, el dinero permanecerá inaccesible. Por eso, mantener todo el capital en un solo banco puede acabar siendo peligroso.

Disponer de una segunda cuenta gratuita con un saldo mínimo puede ser una solución, ya que si la cuenta principal acaba bloqueada, el titular podrá seguir gestionando su economía doméstica con la cuenta secundaria.

Hay varios bancos que comercializan cuentas sin comisiones y sin vinculación obligatoria que pueden servir como cuentas secundarias.

Más vale prevenir…
En conclusión, aunque los expertos aconsejan no dejarse llevar el pánico, todos coinciden en la recomendación de no tener más de 100.000 euros en una cuenta o depósito de una única entidad, así como en diversificar invirtiendo parte de nuestro dinero en fondos, planes o seguros de ahorro, u otros tipos de activos financieros. Eso sí, siempre dentro del nivel de riesgo que esté dispuesto a asumir cada ahorrador para limitar las posibles pérdidas.

FUENTES: 20 Minutos / La Vanguardia

VIDEO: La ventana esmeralda, canal de YouTube de Antonio Muñoz

Esta entrada ha sido publicada en Uncategorized y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *